El estilo de vida actual nos aporta muchas comodidades, seguridad, entretenimiento… Pero todo esto tiene un coste, su alto nivel de exigencias, prisas, trabajo en demasía, falta de tiempo… Costes que repercuten directa o indirectamente nuestra salud mental (estrés, ansiedad, depresión, fobias…) afectando a nuestra calidad de vida, relaciones sociales, familiares, sentimentales, etc.

La O.M.S. define la salud mental precisamente como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. De ahí que nos paremos a pensar acerca de la importancia de la salud mental. Tradicionalmente, se ha prestado una especial atención a la salud física, obviando la psicológica. Pero si tenemos en cuenta la definición que nos da la O.M.S., la salud mental es de vital importancia, no solo para el individuo en sí, sino para su pareja, familia, y la sociedad en general.

Estas capacidades a las que hace referencia la O.M.S. se refieren a las capacidades que tenemos los seres humanos para adaptarnos al medio, a las circunstancias. Los seres humanos, al igual que el resto de seres vivos, nos relacionamos con nuestro entorno, nos adaptamos a él, y adaptarse implica cambios. Por tanto, inferimos que las personas cambian, pero no siempre como quisieran. Las situaciones y acontecimientos de la vida, nos hacen cambiar, a veces para mejor, pero otras veces…de manera desadaptativa (que no mal), y aquí es donde empieza el trabajo del psicólogo.

Hasta los años setenta del pasado siglo, por salud mental se entendía tan solo la ausencia de enfermedad psiquiátrica, por tanto el campo de intervención de la psicología se centraba básicamente en el ámbito de la psiquiatría y los trastornos mentales. Afortunadamente, a partir de entonces, se ha empezado a tomar conciencia de que salud mental no es solo la ausencia de enfermedad psiquiátrica, sino la capacidad que tenemos para enfrentarnos a la vida, a las adversidades, y poder disfrutarla con el mayor grado de bienestar posible; y que la psicología juega un papel muy importante en ella, proporcionándonos conocimientos psicológicos, procedimientos terapéuticos, técnicas de modificación de los factores psíquicos, etc., con el objetivo prevenir, eliminar (o al menos aliviar) los problemas de salud de las personas.

Desde la Neuronuez queremos ayudarte, ayudarte a sobrellevar el actual ritmo de vida que llevamos, ayudarte a superar los obstáculos que la vida pone en nuestro camino, manejar las dificultades que se presentan, y a modificar aquellas conductas desadaptativas por otras más adecuadas, proporcionándote la herramientas necesarias para tomar las riendas de tu vida. En definitiva a cambiar, pero a cambiar en la dirección que tú quieres.

Quiénes somos


logo

La Neuronuez es un nuevo gabinete de psicología abierto en pleno corazón de León, muy cerca del Arco de la Cárcel.

Abordamos toda clase de problemas de tipo psicológico, desde enfermedades psiquiátricas y/o neurológicas (ansiedad, depresión…), hasta problemas puntuales que se nos presentan en la vida y de los cuales no sabemos salir por nosotros mismos (la muerte de un ser querido, pérdida de empleo, conflictos de pareja…). Este tipo de problemas nos suceden a todos, y precisar ayuda psicológica no significa padecer un trastorno psicológico, ni algo que ocultar o de lo que avergonzarse.

En La Neuronuez, queremos ayudarte a solucionar tu problema, sea del tipo que sea, puesto que nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de nuestro cliente y de sus familiares; y bien decimos sus familiares, ya que el problema psicológico de una persona puede repercutir y generar conflictos entre sus más allegados.

Para ello, realizamos un estudio pormenorizado de cada caso (conocer el origen del problema, qué es lo que está manteniéndolo…) y proporcionarte las herramientas necesarias para aprender a manejarlo/superarlo.

Para ello, contamos con la formación especializada en diversas técnicas psicológicas; desde la psicoterapia tradicional (conjunto de técnicas psicológicas con eficacia empírica, que nos ayudan a conocer mejor nuestros pensamientos, emociones, inquietudes, motivaciones… en definitiva nuestro mundo interior, y así poder actuar en concordancia con este); hasta las llamadas terapias de tercera generación. Sin olvidarnos de nuestros conocimientos en el ámbito de la Neuropsicología (relación entre cerebro y conducta).

Por psicoterapia tradicional podríamos entender las terapias de primera generación, es decir las basadas en el condicionamiento clásico y operante (como por ejemplo las técnicas de inundación y desensibilización sistemática, muy útiles para tratar problemáticas como los miedos y fobias); y las de segunda generación basadas en la terapia cognitivo conductual, es decir trabajando directamente sobre los pensamientos (cognitivo) y las acciones (conductual) de la persona; por ejemplo la reestructuración cognitiva.

Por terapias de tercera generación entendemos un conjunto de técnicas psicológicas más modernas que cimentándose en las anteriores, las enriquecen, pues además de tener en cuenta los pensamientos y acciones de la persona, tienen en cuenta los valores de esta. Es decir, una acción o un pensamiento, no es solo una acción o pensamiento, si no qué papel juega en la vida (pasada, presente o futura) de la persona. Entre estas podemos destacar la terapia de aceptación y compromiso, terapia de activación conductual, o las técnicas basadas en mindfulness.

En definitiva, sea cual sea tu problema, consúltanoslo, estaremos encantados de ayudarte, ya que la Psicología es la ciencia que estudia la psique humana, y esta engloba todos los ámbitos de nuestra vida, por lo que siempre puede ayudarnos.


MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ GONZÁLEZ

Se licenció en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid; donde también cursó el Máster Universitario en Psicología Clínica y de la Salud.

Obtuvo el título de Neuropsicólogo infantil; y el de Experto en intervención social en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias a través del Colegio de Psicólogos de Madrid.

Se formó además como Psicografólogo por el Instituto de Psicografología y Peritación Ipsigrap; así como en diversos cursos y seminarios de diferentes ámbitos, corrientes, etc. de Psicología.

Cuenta con experiencia como responsable de la valoración neuropsicológica en el Hospital de la Princesa de Madrid; responsable de las Unidades de Psicogeriatría en el Hospital Psiquiátrico de Ciempozuelos (Madrid); y atención psicológica en la Asociación de Familiares de Alzheimer de León.

Actualmente ejerce como psicólogo freelance.

¿Qué es la neuropsicología?


El término Neuropsicología es un concepto que, aunque poco a poco se va abriendo camino en nuestra sociedad, y mostrando una mayor presencia en los distintos ámbitos y entidades de la sanidad, sigue siendo una disciplina desconocida para la mayoría de las personas, y que por tanto no se están beneficiando de toda la ayuda que esta ofrece. La Neuropsicología es una disciplina intermedia entre la Psicología y la Neurología, es decir, la rama de la Psicología que estudia las relaciones existentes entre las funciones psicológicas (atención, memoria, lenguaje, percepción…) y el cerebro. Esta disciplina se conforma a partir de teorías, metodología o procedimientos de otras muchas disciplinas, como la neurología, la neurofisiología, las ciencias psicobiológicas, la farmacología, la psiquiatría... Aunque, su principal fuente de estudio procede de los efectos que una lesión o funcionamiento anómalo en las estructuras del sistema nervioso central causa sobre los procesos cognitivos, psicológicos, emocionales y del comportamiento del individuo.

¿Para qué nos puede servir una intervención neuropsicológica?


En primer lugar, las evaluaciones de neuropsicología se solicitan específicamente para ayudar a que médicos y otros profesionales entiendan cómo están funcionando las diferentes áreas y sistemas del cerebro. Esto establecería las bases por una parte para realizar un peritaje (por ejemplo una declaración de invalidez) y por otra, para conocer las capacidades psicológicas que se han visto afectadas en el paciente, y cuáles se mantienen preservadas. Una vez se conocen estas, se puede diseñar una intervención, en la que el objetivo final será tratar de recuperar, optimizar o compensar aquellas funciones perdidas, a través de las que están aún preservadas.

Como mencionábamos antes, muchas personas, desconocen de su existencia, y de la del profesional que la ejerce (el neuropsicólogo), prescindiendo así de sus servicios con las consiguientes repercusiones que esto conlleva.

Por tanto, recibir una intervención neuropsicológica a tiempo, puede marcar la diferencia entre una persona con dependencia absoluta, a un grado de dependencia mínimo, e incluso independencia. Pongámonos en la situación de que es un ser querido el afectado por una lesión cerebral que le va a conducir a un determinado grado de incapacidad: ¿quién no quisiera que su ser querido pudiera realizar por sí solo una vida normal? Este es el objetivo de nuestra la Neuropsicología, mejorar su autonomía y calidad de vida de la persona afectada.

¿Para qué personas es conveniente una intervención neuropsicológica?


Las personas que más se benefician de una intervención neuropsicológica son todas aquellas personas que padezcan alteraciones del neurodesarrollo (trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, trastorno del espectro autista, dislexia, síndrome de Down…), enfermedades neurológicas/psiquiátricas (epilepsias, esquizofrenia, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar, ansiedad, depresión, síndrome de Tourette…), enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, Corea de Huntington, demencia fronto-temporal, demencia vascular…), accidentes cerebro-vasculares (ictus, infartos y derrames cerebrales) u otro tipo de lesiones cerebrales (encefalitis, traumatismos cráneo-encefálicos …).

Este es un listado de aquellas personas que más habitualmente son candidatas a recibir un tratamiento neuropsicológico, pero la realidad es que todas las personas, sanas o enfermas, sea del tipo que sea su problema, en mayor o menor medida, pueden beneficiarse de la labor de la Neuropsicología, ya que esta presenta un campo de intervención muy amplio, ofreciendo teorías, y perspectivas con fuertes bases científicas, para la comprensión de la “psique” humana.

¿Cuándo hemos de plantearnos consultar a un neuropsicólogo?


En algunos casos, es bastante evidente que se debe consultar a un neuropsicólogo, cuando hay diagnóstico claro como puede ser un traumatismo craneoencefálico, o un ictus. Sin embargo, en otras ocasiones el inicio de una alteración cerebral no es tan claro, al no haber existido un accidente (como suele ocurrir en las demencias), o cuando se trata de un trastorno del neurodesarrollo como por ejemplo niños con TDAH o dislexia.

Es recomendable realizar pruebas o estudios cuando existen síntomas o quejas relacionadas con la memoria o el pensamiento. Signos de ello pueden ser un cambio en la concentración, el razonamiento, la memoria, el lenguaje, la percepción, la personalidad... Este “cambio” puede deberse a cualquiera de muchas causas médicas, neurológicas, psicológicas o genéticas. Por tanto ante este tipo de indicios, conviene consultar con el médico y este derivará al profesional que sea necesario, bien sea otro médico especialista, bien sea el neuropsicólogo.

En resumen, desde la Neuronuez queremos ayudar a potenciar la presencia de la Neuropsicología en nuestra sociedad, dar a conocer su campo de estudio, para que otras muchas personas puedan ser ayudadas por esta modalidad de la Psicología, y evitar que experimenten el deterioro de su calidad de vida que otras personas sufrieron, por desconocimiento.

Contáctanos

Correo electrónico: m.angel@laneuronuez.com
Teléfono: 987 79 71 12

Ven a vernos

C/ de los Osorios 22 - 2ºC
24007 León

Nuestro gabinete se encuentra en León, muy cerca de la muralla.

Alejada de los ruidos. Una zona tranquila, con fácil aparcamiento.

Card image cap

Sesión individual

50€

Niños, adolescentes, adultos

Bono de 5 sesiones
200€

¡Primera consulta gratuita!

Card image cap

Sesión para parejas

70€

Terapia de pareja

Bono de 5 sesiones
300€

¡Primera consulta gratuita!

Card image cap

Sesiones a domicilio

60€

Nos desplazamos a donde precises

Bono de 5 sesiones
250€

¡Primera consulta gratuita!